Roman Polanski se enfrentará en Los Ángeles el año que viene a un juicio civil por violación a una menor en 1973 | Cultura

El cineasta Roman Polanski se enfrentará a la Justicia de Estados Unidos en agosto de 2025. El director ha recibido la notificación en París, ciudad en la que reside desde hace décadas, y se enfrenta una demanda por la vía civil que lo acusa del abuso sexual a una menor de edad en 1973. La víctima, citada como Jane Doe [en la cultura anglosajona, es un nombre-fórmula bajo el que se esconde uno real], asegura en el texto de la denuncia que el director no hizo caso a sus ruegos para que no la violara. El director de El bebé de Rosemary abandonó Estados Unidos en 1977, después de declararse culpable del abuso de Samantha Geimer cuando esta tenía 13 años y el cineasta, 43.

La nueva demanda fue presentada en junio del año pasado ante la Suprema Corte del Condado de Los Ángeles. Gloria Allred, la abogada de la víctima, afirmó el martes en una rueda de prensa que su cliente, a diferencia de Polanski, “no ha podido olvidar lo que le ocurrió”. “Por eso espero luchar para brindarle justicia en los tribunales”, señaló Allred, una letrada feminista que ha defendido a mujeres en casos contra Bill Cosby y Harvey Weinstein, entre otros. “Mi cliente ha mostrado una enorme valentía al presentar su acusación contra un director muy famoso”, añadió Allred.

Reparación económica

Alexander Rufus-Isaacs, el abogado de Roman Polanski, afirmó a Los Angeles Times que el cineasta, de 90 años, “rechaza vehementemente las acusaciones” y que el “lugar óptimo” para dirimir este caso es en los tribunales y no en los medios de comunicación. La víctima busca una reparación económica del daño en una cantidad que no ha sido determinada.

Los hechos detallados en la demanda ocurrieron una noche de 1973. Polanski invitó entonces a la víctima a un restaurante de Los Ángeles después de conocerla en una fiesta. Durante la cena, el director ordenó a la mesa tragos de tequila a pesar de que sabía que su invitada “era menor de 18 años”. Después de beber el destilado, la denunciante sintió mareos y náusea. Le dijo a Polanski que no se encontraba bien y le pidió llevarla a casa. El director de Chinatown la llevó, en cambio, a su residencia en Benedict Canyon, un vecindario en la zona montañosa de Los Ángeles.

De acuerdo a la denuncia, la víctima perdió el conocimiento al llegar a la casa de Polanski. Cuando volvió en sí, el director estaba a su lado en su cama. “Le dijo que quería tener sexo con ella”, asegura la demanda. Comenzó a quitarle la ropa y a violarla a pesar de que la mujer le dijo “No” y “Por favor, no lo hagas”. Después de esto, la llevó a su hogar. Nunca volvieron a verse después de eso, indica el documento.

La revista Variety asegura que la víctima acompañó a Allred en una conferencia de prensa en 2017. Entonces, la letrada identificó a la mujer como Robin M., quien tenía 16 años cuando ocurrieron los hechos. En la demanda presentada el verano pasado, no obstante, no figuran los nombres ni de la víctima ni del acusado. En julio, días después de haber iniciado el proceso, la defensa nombró a Polanski como el presunto perpetrador del delito.

Cambio legislativo

La demanda es posible porque California reformó sus leyes después de que estalló el escándalo del MeToo. En 2019, el Estado amplió el periodo de no prescripción de los crímenes sexuales cometidos en contra de menores. La norma permite a las víctimas presentar la denuncia hasta que estas cumplan 40 años o cinco años después de conocer que el abuso les dejó afectaciones psicológicas, aunque sean mayores de 40. La norma sustituyó a una anterior que ponía como tope los 26 años. Algunos estudios, no obstante, señalan que a algunas víctimas necesitan hasta 50 años para encarar los hechos.

El Legislativo creó en 2020 una ventana de tres años para que toda víctima de pederastia buscara una compensación por la vía civil. La ventana se cerró el 31 de diciembre de 2023. En paralelo, el 1 de enero de este año entró en vigor una nueva normativa que elimina la prescripción en los delitos de violaciones de menores. Esta, sin embargo, no puede aplicarse en hechos del pasado.

Polanski huyó de Estados Unidos en 1977 cuando fue liberado después de haber pasado seis semanas en custodia de las autoridades tras declararse culpable de la violación a Samantha Geimer, de 13 años, en la casa de Jack Nicholson. Sus abogados solicitaron durante décadas que se hicieran públicas las transcripciones sobre el caso, que llevaban décadas en secreto. Eso ocurrió finalmente en 2022. Entonces se supo que los 90 días en prisión era la única sentencia prevista por el juez Laurence Rittenbad. La defensa argumentó, con la esperanza de terminar el estatus de fugitivo de Polanski, que el director ya ha cumplido la pena por una relación que fue consensuada. En 2023, la víctima ofreció una entrevista a la revista francesa Le Point en la que aseguró que lo ocurrido “nunca fue un gran problema” para ella.

Polanski ganó el Oscar a mejor dirección por El pianista en 2003 que también obtuvo la Palma de oro en Cannes. En 2018, sin embargo, la Academia del cine lo expulsó de la organización junto a Cosby y Weinstein. El cineasta se defendió en los tribunales un año después y luchó porque se le reconociera nuevamente como miembro de la organización. La petición fue rechazada en 2020.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO