Intuitive Machines: Lanzada con éxito ‘Odiseo’, la nave con la que EE UU quiere regresar a la Luna medio siglo después | Ciencia

Estados Unidos lo vuelve a intentar más de medio siglo después de dejar la Luna. El módulo Odiseo ya viaja rumbo al satélite natural de la Tierra tras un lanzamiento exitoso a las 1.05 (7.05 de la mañana, hora peninsular española) desde la base estadounidense de Cabo Cañaveral, en Florida, a bordo de un Falcon 9 de la compañía SpaceX. Odiseo es un nuevo modelo de aterrizador llamado Nova-C, de la compañía Intuitive Machines, que aspira a posarse en la Luna el jueves próximo (22 de febrero), tras poco más de una semana de aventura espacial. El artefacto transporta seis aparatos que la NASA quiere colocar sin sustos sobre el polvo gris. De conseguirlo, Odiseo se convertirá en la primera nave de EE UU que se posa en el satélite con éxito desde la misión Apolo 17 en 1972. También será el primer módulo privado que lo logra, tras unos meses accidentados para otros competidores en la carrera espacial.

‘Odiseo’, con sus seis patas, se separa del cohete de SpaceX rumbo a la Luna, un pequeño punto a la izquierda.SpaceX

Tres cuartos de hora después del lanzamiento, las cámaras del cohete de SpaceX permitieron asistir al momento en que Odiseo se ponía, ya en solitario, rumbo hacia la Luna, en una trayectoria tan directa hacia el satélite que se veía su tenue resplandor en el mismo plano (aunque como un pequeño punto blanco). “Como una flecha del arco de Cupido, la próxima entrega lunar comercial se dirige a la Luna”, bromeó la NASA, dado que la operación se produjo en la noche de San Valentín para los estadounidenses. “¡Y nos vamos! ¡Intuitive Machines ya está en camino a la Luna! Está previsto que el módulo aterrice cerca del cráter Malapert A el 22 de febrero. Nuestros seis instrumentos científicos a bordo nos ayudarán a aprender más sobre el terreno y las comunicaciones cerca del Polo Sur lunar, preparando el escenario para futuras misiones Artemis”, celebró Nicky Fox, responsable de las misiones científicas de la NASA.

El porcentaje de éxito para los aterrizadores lunares sigue por debajo del 50% y los últimos años no han ayudado a mejorar la estadística. En concreto, los proyectos privados siempre se han estrellado: Beresheet de Israel en 2019, Hakuto-R de Japón en 2023 y Peregrino de Astrobotic en enero de 2024 han acabado en fracaso. Este último intento estadounidense, impulsado por NASA, supuso la pérdida de la nave Peregrino, que sufrió un fallo de propulsión y acabó desintegrada de forma deliberada contra la atmósfera terrestre. En 2023 también se estrelló la nave Luna-25, de Rusia, pero aterrizó con éxito Vikram, de la India. La sonda SLIM de Japón también lo logró en enero de este año, aunque se posó de lado.

El lanzamiento tuvo un componente añadido de innovación dado que el Falcon 9 de SpaceX iba alimentado por primera vez con metano, un combustible que China ya había logrado usar con éxito. Eso obligó a idear una nueva forma de llenar los tanques del cohete y, además, provocó que se retrasara el lanzamiento antes del primer intento, el martes, por un problema en la temperatura del metano.

Odiseo porta 12 cargas útiles, la mitad de la agencia espacial estadounidense, que se sirve de estas colaboraciones con empresas privadas para avanzar poco a poco, sin muchos gastos, en su programa Artemis de regreso a la Luna. También transporta seis artefactos comerciales, como por ejemplo una urna con esculturas lunares del reconocido artista Jeff Koons. Esta misión es la IM-1, que busca el aterrizaje cerca del cráter Malapert A, a 260 kilómetros del polo sur lunar, la codiciada región helada. Allí, cerca de donde ya aterrizó con éxito la India, se pretende explotar el gigantesco recurso del hielo de agua para la futura exploración espacial. Intuitives Machines, que asegura haber aprendido de los fracasos anteriores, pretende lanzar la misión IM-2 a finales de este año y la IM-3 en 2025.

Intuitive Machines
Ilustración del módulo de aterrizaje lunar Nova-C.Intuitive Machines

Todas estas misiones se realizan en el contexto de la iniciativa CLPS de NASA, que busca acelerar la exploración lunar a través de contratos con empresas privadas: no lanza los cohetes, solo compra un billete a bordo. En este caso, ha pagado 118 millones de dólares a la compañía de capital público para que cargue con su instrumental. La agencia estadounidense ha tenido que posponer sus planes de regresar con personas a la Luna precisamente por la acumulación de problemas técnicos con varios de las empresas implicadas.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, X e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.