Cronología del ‘caso Alves’: de la discoteca Sutton a cuatro años y medio de prisión | Sociedad

El primer gran juicio con la ley del solo sí es sí en vigor ya tiene sentencia. Este jueves, la Audiencia de Barcelona ha emitido su fallo contra el exfutbolista del FC Barcelona Dani Alves por la agresión sexual cometida el 31 de diciembre de 2022 a una joven de 23 años en la discoteca Sutton de Barcelona: cuatro años y medio de cárcel. Los magistrados de la Sección 21ª dan credibilidad al relato de la víctima sobre los hechos y consideran probado que el exjugador la agredió sexualmente “con uso de la violencia” y sin su consentimiento.

Estos son los hitos que han marcado un proceso judicial que ha acabado con un deportista de fama mundial entre rejas, y que ha sometido a la víctima, a pesar de haber sido protegida, a una exposición pública sin precedentes tras la difusión, por parte del entorno de Alves, de un vídeo con su imagen y su nombre.

31 de diciembre de 2022

La agresión sexual

La agresión sexual se produjo poco antes de las 4.00 en los lavabos de la zona VIP de la discoteca Sutton. Tras acceder a su mesa habitual con un amigo brasileño, Dani Alves pidió a un camarero que invitara a su reservado a tres chicas que había visto bailando. Entre ellas estaba la víctima, una joven de 23 años. Las imágenes de las cámaras de seguridad recogen cómo, durante unos 15 minutos, el grupo baila mientras Alves se va acercando a la chica, con la que mantiene breves conversaciones. Después, la invita a franquear una puerta para entrar en una suite, una habitación con sofá, televisor y un cuarto de baño. En ese espacio sin cámaras es donde supuestamente se produce la violación. Después de 16 minutos en el interior del baño, Alves lo abandona seguido por la chica, que habla con su prima y su amiga y se dirigen a la salida. En el pasillo, la joven rompe a llorar, lo que llama la atención de un vigilante de seguridad, que la dirige a una sala para que explique lo ocurrido. Allí, ella relata, reticente, que ha sufrido una agresión sexual. Sutton activa el protocolo contra agresiones sexuales. Una patrulla de los Mossos d’Esquadra se desplaza a la sala y le toma declaración; después, la trasladan al hospital Clínic, donde un médico forense la explora. El centro hospitalario avisa al juzgado de guardia, que abre diligencias.

2 de enero de 2023

Declaración e investigación

La víctima declara ante los Mossos d’Esquadra y traza ya el que será su relato definitivo de los hechos: que entró en el baño de forma voluntaria, pero después se arrepintió y Alves no la dejó salir. El jugador intentó obligarla a que le practicara una felación, la abofeteó y la insultó y finalmente la giró y la penetró con mucha fuerza hasta eyacular en su interior. En esa declaración, que fue ya firme y contundente como sería la del juzgado, la víctima expresó no obstante dudas sobre si iba a ser creída por la relevancia pública del personaje. En jornadas sucesivas, los Mossos recopilaron testigos (camareros, vigilantes, amigos), analizaron las cámaras de seguridad, recogieron muestras biológicas (como el semen hallado en el lavabo y en el cuerpo de la víctima) y se prepararon para lograr la detención de Alves aprovechando que regresaba de México (adonde jugaba con el club Pumas) para asistir al funeral de su suegra.

Alves, el 8 de enero de 2023, en un partido de los Pumas.Jam Media (Getty Images)

20 de enero de 2023

Alves se contradice e ingresa en prisión

Tras ser detenido, Alves comparece ante la jueza y da hasta tres versiones distintas de lo ocurrido a medida que se le van presentando los indicios recogidos: primero dice que no conoce a la joven; después, que estuvieron juntos en el baño sin que ocurriera nada y, finalmente, que ella se le “abalanzó” para practicarle una felación. La jueza resalta esas “contradicciones” frente a la firmeza de la declaración de la víctima, que también comparece ese día. La magistrada aprecia “indicios mucho más que suficientes” de delito, y riesgo de fuga por lo elevado de las penas y porque Alves no tiene arraigo en España y vive en México. Lo envía a prisión provisional sin fianza, situación en la que ha permanecido desde entonces pese a los esfuerzos de su defensa por revertir la cárcel. Ese mismo día, el club Pumas rescinde el contrato al jugador. Otras empresas que mantenían con él contratos de patrocinio y publicidad seguirán su ejemplo.

31 de enero de 2023

Primer intento de salir en libertad

Alves ficha a uno de los penalistas estrella de Barcelona, Cristóbal Martell, que presenta un recurso para que el futbolista salga de prisión. Ofrece entregar el pasaporte, que se le prohíba salir de España y acercarse a la víctima e incluso llevar una pulsera telemática para poder geolocalizarlo y monitorizar en tiempo real dónde está. Ofrece, si eso no es posible, la puesta en libertad provisional bajo fianza y subraya que Alves tiene un “profundo arraigo en Barcelona”. El abogado intenta ya en ese primer recurso desmontar el relato de la víctima al contrastar sus declaraciones (que describen el miedo que sentía ya en la zona VIP) con lo que muestran las cámaras de vigilancia. La acusa de “distorsión narrativa”. En una vista de pocos días después, la defensa habla ya de “sexo consentido”, aunque no llega a entrar en si hubo o no penetración.

21 de febrero de 2023

Los jueces no creen a Alves

La Audiencia de Barcelona tumba el recurso y ordena que Alves, que cumple su primer mes en el centro penitenciario de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), siga entre rejas. Los magistrados dicen que existe un “elevado riesgo de fuga” ya no solo por la pena que se le puede imponer (oscila entre los cuatro y los 12 años), sino porque hay “severos indicios de criminalidad”. El jugador tiene una enorme capacidad económica que le permitiría “abandonar España en cualquier momento”. La investigación, abundan, avanza a buen ritmo, por lo que no cabe que salga en libertad.

17 de abril de 2023

Alves admite que hubo penetración

A petición propia, Alves es excarcelado y conducido a la Ciudad de la Justicia para volver a declarar. Ofrece la que será ya su versión más o menos definitiva de los hechos: admite por primera vez que hubo penetración (era difícil negarlo, puesto que los Mossos encontraron restos de semen en la vagina de la chica), pero dice que se trató de sexo consentido. Añade que había “tensión sexual” e interés mutuo entre él y la joven, y que mantuvieron una relación de forma voluntaria. El futbolista reconoce que mintió en su primera declaración, la que lo condujo a prisión, pero alega un motivo que pretende ser convincente: no quería que su mujer, la modelo Joana Sanz, se enterara de su infidelidad.

12 de junio de 2023

Ocasión perdida

Nuevo varapalo para Alves, que pierde casi toda esperanza de salir de la cárcel antes del juicio. Primero (en mayo) la jueza de instrucción decide mantenerlo preso y señala que ya ha hecho varias declaraciones “y en cada una de ellas ha dado una versión diferente de los hechos”. La magistrada fue muy dura con las pruebas aportadas por la defensa, incluido un análisis de las cámaras de seguridad, cuyas conclusiones “nada tienen que ver con los hechos”. Poco después, la decisión es ratificada por la Audiencia de Barcelona. Para los magistrados, Alves no solo no ha desvirtuado la declaración de la víctima, sino que los indicios recopilados por los Mossos (sobre todo las huellas halladas en los lavabos) “confirman” su relato.

21 de junio de 2023

Entrevista en ‘La Vanguardia’

Sin opciones en el juzgado, Alves juega la baza de la imagen pública. Desde prisión, concede una extensa entrevista a La Vanguardia en la que da su versión de los hechos. Dice que tiene la “conciencia tranquila” y, curiosamente, no pide perdón a la víctima, sino que la perdona por haber contado algo que no se corresponde con la realidad: “La perdono, sigo sin saber por qué ha hecho todo esto, pero la perdono […]. Lo que pasó y no pasó allí dentro solo lo sabemos ella y yo”. Alves insiste en que “era evidente, por los movimientos y las miradas, que había una atracción” entre ambos.

Una mujer, durante una concentración en contra de la petición de libertad de Dani Alves en Barcelona.
Una mujer, durante una concentración en contra de la petición de libertad de Dani Alves en Barcelona.Lorena Sopêna (Europa Press)

31 de julio de 2023

A un paso del banquillo

La jueza de instrucción, Anna Marín, da por cerrada la investigación y procesa a Alves al concluir que existen indicios suficientes de delito. Le impone una fianza de 150.000 euros para cubrir una eventual indemnización a la víctima y le advierte de que, si no paga, le embargará bienes.

23 de noviembre de 2023

Petición de nueve años de cárcel

Una vez que la Audiencia de Barcelona abre juicio oral, la Fiscalía da a conocer su escrito de acusación. Solicita una pena de nueve años de cárcel por un delito de agresión sexual con penetración y el pago de una indemnización de 150.000 euros a la víctima por las “secuelas físicas y psíquicas” y por los “perjuicios morales sufridos” por la chica. También solicita que, una vez cumplida la pena, se le imponga la medida de libertad vigilada por 10 años y se le prohíba acercarse a menos de un kilómetro de la joven. La acusación particular eleva la petición a 12 años de cárcel.

3 de enero de 2024

Vídeo de la víctima

Un montaje en vídeo de la víctima aparece por redes sociales. Lo difunden personas del entorno de Dani Alves, incluida su madre. El vídeo trata de desacreditar la versión de la joven. En las imágenes, donde aparece también su nombre completo (uno de los temores que había expresado), se la ve con amigas en un contexto de ocio. El montaje pregunta cómo es que está en esa situación si padece secuelas psicológicas como han quedado acreditadas en la instrucción. Su abogada, Ester García, denuncia los hechos y un juzgado de Barcelona abre diligencias.

5 de febrero de 2024

Comienza el juicio

La Audiencia de Barcelona señala el juicio para tres días de febrero: 5, 6 y 7. La Fiscalía y la abogada de la víctima piden que se celebre a puerta cerrada, pero los magistrados lo rechazan: solo será a puerta cerrada la declaración de la víctima. Dictan, no obstante, otras directrices para proteger su identidad durante la vista. En el juicio está previsto que desfilen, además de víctima y acusado, testigos y peritos para aclarar lo sucedido en Sutton.

7 de febrero de 2024

Visto para sentencia

El miércoles 7 de febrero se celebró la última de las tres sesiones del juicio en las que la fiscal, Elisabeth Jiménez, defendió con fuerza la “absoluta credibilidad” de la víctima frente a los bandazos que el exjugador dio a lo largo de un año de instrucción: contó hasta tres versiones distintas. El lunes 5 de febrero declaró ella, la víctima, a puerta cerrada para protegerla; ese lunes y el martes declararon los testigos, y, en la última sesión, declaró Alves, aferrado a su estrategia de desacreditar a la víctima, como ocurre en tantos otros juicios por violencia sexual. Con su declaración, sobre las diez de la noche de aquel miércoles, el primer gran juicio de la ley del solo sí es sí quedó visto para sentencia.

22 de febrero de 2024

Sentencia

La Audiencia de Barcelona condena a Dani Alves a cuatro años y medio de prisión como responsable de la agresión sexual a una joven de 23 años en los lavabos de un reservado de la discoteca Sutton, en Barcelona. Los magistrados de la Sección 21ª dan credibilidad al relato de la víctima sobre los hechos y consideran probado que el exjugador del FC Barcelona la penetró vaginalmente sin su consentimiento. La víctima de la violación ha recibido la noticia de la sentencia condenatoria, que no es firme y puede ser recurrida, en el despacho de su abogada, Ester García.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_