Los secretos de un Le Mans excesivo y sensacional

Los secretos de un Le Mans excesivo y sensacional
Los secretos de un Le Mans excesivo y sensacional

Dile al buen aficionado que “un le Mans hay que ir al menos una vez en la vida«, como si de un peregrinaje se tratase. Rinde homenaje a uno de los grandes templos planetarios del motor, el más reconocible con Indianápolis y Mónaco-, y comprender su atmósfera y su historia. Vive en primera persona una carrera única que dura más de 24 horas según lo dicta tu cronómetro.

En el edición 92especialmente para contrastar con la parrilla e igualada más competitiva en décadas (nuevas marcas y 23 autos compitiendo en hiperautos, la máxima categoría), se celebra a los grandes Victoria de Miguel Molina, que se convirtió en el tercer español en conquistar la carrera de las carreras al conquistar la clasificación absoluta al volante del Ferrari 499P con el dorsal #50, y acompañado por el italiano Antonio Fuoco y por el danés Nickas Nielsen. El jugador del Barcelona triunfa en la lista Marc Genéque gané con Peugeot en 2009, sí fernando alonsoquien lo hizo por doble participación en Toyota en 2018 y 2019.

«Es increíble. Jugamos mucho para vivir este momento. El año pasado estuvimos aquí para nosotros. «Es el mejor día de mi carrera», dijo emocionado Molina, recordando que el año pasado una piedra destrozó un radiador del Ferrari y terminó su carrera a tiempo y en los medios de la final, cuando acabó con la holgura. Verás, el corazón en el corazón está ubicado en la puerta del ferrari, lo cual es necesario sin motivo y obliga a la escudería italiana a un momento extra para no prever que las opciones de uno de los Toyota tengan la última mira.

La victoria, la celebración de la resistencia como valor fundamental del deporte y de la vida, no es más que el epílogo de un acontecimiento excesivo en el caso de todos los sentimientos. Es más que 300.000 personas que quieren acceder al circuito Durante el fin de semana, miles de quienes acamparon, bien de forma organizada o junto a alguna cocina, para formar parte de sus vacaciones en Le Mans, una ciudad de la gran Salamanca en el Gran Oeste francés que realizó la prueba de un modo de existencia.

Estos fanáticos, los más valientes, pasaron una semana antes de abandonar la salida. El ayuntamiento forma parte de los clubes automovilísticos de Inglaterra o Alemania. Y así es como se organizan entre los fugitivos. Los de Porsche, a la derecha; los Aston Martin, como los demás. Un poco más entre los tipos de Corvettes o Lamborghinis. Todo con los coches y los tenders dando vueltas y avergonzados, a modo de exhibición.

Así que entre barbacoas, siestas y entrenamientos, pasa el tiempo hasta que llegue el final de la semana, donde concentras la shisha. El viernes, 24 horas antes de la salida, se dirige hacia la ciudad porque los pilotos bajan en coches descapotables por las calles de Le Mans. Desde la Cité Plantagenêt, con nuestras típicas casas de madera, en la Place de la République, la gente se divierte aplaudiendo y deseando sudar a sus ídolos. El ambiente es festivo. Bandas de música mixtas con varias calles, y junto a los protagonistas del coche también se suceden una interminable sucesión de superdeportivos de las marcas implicadas: clásicos, últimos modelos e incluso los prototipos que se comercializarán.

A primera hora del sábado, no harás un alma en el circuito y comenzarás un desfile ceremonial. Los autos se ordenan en el recorrido del meta según la clasificación y abren las puertas de la parrilla al público en general. A marabunta los observados de cerca. Hay pilotos que luchan con esta multitud y que pueden disfrutar de sus máquinas favoritas, pero la mayoría prefiere mantener esta vigilancia antes de la vuelta protegida en sus garajes.

Entre algunos famosos (Pierre Gasly, Esteban Ocon, Yannick Noah…) se iluminan con su presencia Zinedine Zidane, que sonríe y se hace fotos con quien se lo pide. El exjugador del Real Madrid es el elegante para el estreno de esta edición, un honor muy deseado. “Damas y jinetes, entren en sus motores”, ordena antes de iniciar una salida lanzada de 62 coches reacios que constituye un espectáculo en sí mismo. A cuatro puntos del final, en un ejercicio de precisión ante un malabarista, el primero de los coches pasó a toda velocidad por la línea de salida mientras Zidane saludaba sin bajar la pancarta.

Doblete en Le Mans

Ninguna fe es capaz de seguir las 24 horas de la carrera. Es una evidencia. Por eso dice que es en Le Mans. Uno en la pista y otro en lo que sea que se compita aquí. No puedes escuchar uno sin el otro. Es una experiencia global.

El circuito tiene una longitud de 13,6 kilómetros y dentro de su perímetro, además de los pueblos, se encuentra todo lo siguiente: estadio de fútbol, ​​hipódromo, campo de golf… Para experimentar la conciencia de la carretera hay que cruzar la etapa, recorrer los viales y perderse más del pueblo, de los comercios y de los puntos de restauración. Pasando entre los bosques frondosos y recorriendo las largas rectas de las Hunadières, donde los coches más potentes alcanzan los 370 km/h antes de frenar en cualquier momento unos segundos para afrontar las chicanes necesarias como molestas. Continuar y apuntar a Arnage y Mulsanne, otros puntos tácticos de un circuito que sólo utiliza una pequeña parte del trabajo permanente de Sarthe, el que se utiliza, por ejemplo, en MotoGP.

Es de noche

Poco a poco transcurren las horas. Los grados estan vacian y llenan los Muchos puntos de comida.. A medida que los autos avanzan, el ruido generado por tus motores se mezcla con los ventiladores y el olor a sal y cerveza. La luvia no sólo marca tiempo en la pista. Por eso también huiré. Si te mantienes a salvo y te adaptas a tus problemas, acepta que no hay agua en absoluto. En Le Mans, el camino se aleja hacia la causa de las zonas urbanas, pero intentamos acelerar porque ha sucedido algo importante. Cerca del niño de la noche se encuentra el BMW nº 46 Valentino Rossi, y Nadie quiere perderse su debut en carreras.

EFE

Definitivamente lo perjudica, y la acción sublime de fernando alonso, otro mito, en la edición de 2018, cuando en su reportaje nocturno registró un minuto y una media con el Toyota que le había precedido. Valdrá un título. En esta ocasión no hay nada previsto. No puedes permitirte dormir otra vez manteniendo los coches alejados del vehículo de seguridad repetidamente y sin visibilidad en la pista. Uno de ellos, precisamente, ya va camino del equipo de rossipero no es el italiano quien conducirá en ese momento.

Pero con los coches en procesión, despiertan emociones. Algunos se interesan por la mítica noria, que no está sola. En este sentido, creé un pequeño parque de atracciones que aumenta la sensación de feria, que se incrementa cuando se visita una de las cinco fanzones dispuestas en el circuito, que se desarrollan durante las primeras horas del partido y la zona de descenso.

Lea más sobre Le Mans. La que atraviesa el paddock, la zona más restringida y exclusiva, también superpoblada. Allí, los invitados beben champán en las terrazas de la hostelería, con vista directa a la pista, disfrutan del buffet libre o se relajan en los dormitorios contemplando los fuegos artificiales. Desde aquí también se tiene un panorama privilegiado de los repostajes y los cambios de pilotos y neumáticos, otro momento intenso de la liturgia.

Abajo, crece el cansancio también en el interior de los garajes, de donde los mecánicos no han conseguido escapar por inacción. También es de noche para los conductores que no están en la pista. Al lado del palco, los escuadrones tienen enormes autocaravanas, castillos impenetrables con pases especiales, pero ya tienen suficiente para encontrarse con algunos de ellos saltando en la cabina o durmiendo en un sofá. No hay muchas cosas que hacer, solo irse a la cama, darse una ducha o irse a la cama. Es un buen año en el deporte para Le Mans. La densidad de la escudería es un buen número y una trayectoria de muchos contendientes, sobre todo especialistas en resistencia. Jenson Button, Romain Grosjean, Mick Schumacher, Robert Kubica…

Y es el día

Con la primera luz la luz desaparece y notarás que no te preocuparás mucho por el aspecto de los coches. Ahora tenemos una capa negruzca, mezcla de agua, aceite y restos de asfalto. Heridas de guerra. Han sido cuatro horas de parón, pero no hay daño que por bien no venga, porque queando se va el auto seguro Hubo una batalla por el liderazgo entre los dos equipos. Quedan aún cinco horas de carrera, un mundo. Pero la forma de jugar de los pretendientes puede garantizar que no se trate de lo último que se vio.

No hubo un segundo de respiración hasta el final. Al cabo de tres horas se produce el insólito: dos españoles en pista, primero y segundo. A miguel molina yo persisto Alex Palou (Cadillac), doble piloto de IndyCar y presente en Le Mans, que poco a poco se resiste a que el coche americano tenga la opción de ganar la victoria.

EFE

Con la luz cayendo de nuevo con ganas le toca al Nielsen danés cruza la bandera en cuadros como ganador. Molina Aguarda con su compañero de Fuoco y con ellos, los tres líderes de la impresionante copa de campeones. En Lloret de Mar, hace 35 años, un joven talento del karting que se encontraba a las puertas de la Fórmula 1 alcanzaba un nuevo estatus como piloto tras una prolífica carrera. Ahora es el rival de la construcción.